“Buenos Aires, hoy te falta mambo”

 

 

Por: Carolina Rincón

 buenos-aires1

 


Desde niña soñaba con tangos y milongas, amaba el acento y el fútbol argentino, deliraba con las canciones de Charlie García y  de Fito Páez. Sin embargo, después de haber pasado una larga estadía en Buenos Aires, capital del tango y de la República Argentina, y aunque la sigo queriendo y hasta la añoro; la realidad que viví convirtió al paraíso que habitaba en mi mente infantil, en una ciudad de la furia.

 

En noviembre de 2004 finalmente se cumplía un presagio. Después de desearlo con todas mis fuerzas, compré un tiquete de vacaciones a mis sueños, empaque una maleta llena de ilusiones y desembarque en tierra gaucha, en el Aeropuerto Internacional Ezeiza de Buenos Aires.

 

Desde que llegué, amé el color barro del río de la Plata, el olor a carne asada, la antigüedad de las construcciones, la belleza de los hombres y de las mujeres, los alfajores, la presencia de los diarios y las revistas en kioscos callejeros, la nostalgia que guardan los bares de tango en San Telmo, un antiguo barrio porteño, y las tardes  en las que las onces eran sorbos de mate, acompañados con unos panecitos deliciosos en forma de luna creciente, a los que llaman “facturas”.

 

Los ojos del turista brillan, todo el mundo sabe cuándo pasa un forastero porque esa persona indaga, se maravilla, quiere encontrar la belleza en cada piedra, en cada pedazo de aire. Yo disfrutaba todo, de cada lugar que visitaba y de cada conversación que entablaba. Estaba disfrutando tanto mi corta estadía, que el día programado para tomar el vuelo de regreso, irreflexivamente decidí perderlo.

 

Salí del lindo hotel que me había incluido la agencia de viajes en el plan que adquirí en Bogotá, y visité un par de inmobiliarias para encontrar ayuda en la búsqueda de un apartamento alquilado. No tardaron en aparecer las dificultades; los lugares disponibles tenían precios exorbitantes y los requisitos para extranjeros resultaban mucho más estrictos por la cantidad de garantías que solicitaban.

 

Yo contaba con un  dinero que me alcanzaba, según mis cálculos, para vivir dos meses. Aspiraba haber conseguido un trabajo en ese lapso, y en realidad sabía que tenía que hacerlo porque no obtendría ayuda de mi casa paterna. Mis padres estaban consternados y ofendidos con mi decisión de quedarme en ese lugar.

 

Después de reflexionar lo anterior, terminé llegando al Hostel Buenos Aires o “la resi”, una residencia universitaria, que quedaba en una casa amarilla que muy lejos estaba de parecerse a la casa de Van Gogh. Desde el primer día que llegué, me recibió en la puerta una cucaracha negra y peluda de tres centímetros de largo y uno y medio de ancho. Ese mismo bicho o uno igualito a él, fue mi anfitrión durante toda la estadía en “la resi”.

 

Me tocó compartir una habitación, que no llegaba a los tres metros cuadrados, con Javiera Molina Mallea, una chilena noctámbula que me odió tan pronto me vio llegar, puesto que hacía unos días, la administradora del lugar le había propuesto que pagara 30 pesos más mensualmente, unos 10 dólares, por no seguir ofreciendo la cama de arriba de su litera en el cuarto número 12. A pesar de su rechazo inicial, el tedio de la convivencia nos obligó a hacernos amigas.

 

Las dos empezamos a vivir Buenos Aires desde el otro lado de la moneda. Comenzamos a ser habitantes, a tener afán, a buscar oportunidades, a comprar comida en el supermercado chino de al lado, a cocinar en una cocina sucia, a compartir el baño con 27 jóvenes más, a esperar un turno eterno para usar un computador, al que al prenderlo, emergían páginas pornográficas y muñequitos emotivos.

 

Salir a la calle también lo puedo contar en un antes y un después.  Cuando era turista, miraba la arquitectura, los grandes teatros, la publicidad y las vitrinas; ahora, observaba cuidadosamente el piso para no pisar mierda de perro o alguna cucaracha gigante de las que pululan por todos los rincones de la ciudad del tango.

 

Aunque ya no era lo mismo, y la ciudad ya no me olía a carne recién asada, sino a humedad y a basura, todavía no me había desencantado del todo. Escribí mi propia historia de amor con un músico paranoico, muy argentino, que me hizo leer poemas y que luego  me rompió el corazón; conseguí un trabajo en una fundación, en la que aprendí entre otras cosas trascendentales, sobre la corrupción de quienes protegen asuntos de derechos humanos; también, y eso fue lo más importante, encontré amigos leales a quienes todavía llevo en mi corazón.

 

Después de 5 meses a mi amiga chilena y a mi nos echaron a la calle porque yo me había envalentonado y no había querido firmar una cláusula de convivencia que adicionaron al contrato de alquiler del Hostel Buenos Aires, inmediatamente después cometí un error y no hubo tregua, la misma cucaracha o una igualita a la que me había recibido, fue la única que salió a despedirse en la puerta de la casa amarilla, en el verano de 2005.

 

Iniciamos un recorrido macabro por las calles porteñas, en tres meses pasamos por 6 hostales. No conseguimos ninguno mejor que el otro, todos muy sucios; en uno nos tocó compartir habitación con otras 5 personas;  el otro, sin que nos diéramos cuenta inicialmente, resultó ser un motel de mala muerte que frecuentaban homosexuales; en el otro encontramos una nueva cucaracha, más grande aún que la de “la resi”, a la que no nos pudimos acostumbrar… Al final, llegamos a un hotel que se acomodaba a nuestro presupuesto y en el que nos daban desayuno y ahí nos quedamos el último mes. Estábamos trajinadas, feas, desencantadas y económicamente arruinadas.

 

Después de mucho buscarlo, encontramos un apartamento que quedaba en el barrio donde vivían muchos judíos, sus calles estaban llenas de excrementos, pero qué más daba, por fin un sitio de donde no nos echaran y que tuviera llaves.  Nos lo alquiló sin garantía, un amigo de un amigo que nos lo prometió amueblado. Al final, nos dio un par de colchonetas, una nevera vieja cundida de pequeñas cucarachas, un televisor que nunca nos enteramos si era o no a color, y unas sillas rimax. No había teléfono,  no servían las luces de la cocina y tampoco la chapa de la puerta, los bombillos de la luz sacaban chispas de vez en cuando y una vez nos quedamos encerradas toda una mañana porque la puerta de entrada no sirvió más. 

 

Era el invierno de agosto de 2005, estábamos muertas del frío y tan desencantadas del producto argentino que no queríamos salir de la casa por desagradable que nos resultara. La realidad era muy cruel, nos dimos cuenta de  que muchos argentinos, de esos tan hermosos que antes no parábamos de mirar en la calle, eran unos aprovechados, que estábamos en riesgo permanente de que nos estafaran en cualquier tipo de negocio que hiciéramos, que las cosas que comprábamos venían con defectos de fábrica, y que la ropa que nos poníamos se descosía en la primera puesta. A pesar de todo ello, ahí seguía intacta la Avenida Corrientes, aún había librerías abiertas hasta las 2 de la mañana, aun se ofrecían recitales gratuitos y los teatros seguían presentando su arte. Aun estaba el tango.

Anuncios

47 Responses to “Buenos Aires, hoy te falta mambo”

  1. esteban dice:

    que buena crónica!

  2. alberto dice:

    el escritor Dospassos escribio “Manhattan Transfer” y Santos Discépolo “Cambalache” asi te describes para ti, en esa cronica……….. un sitio de paso lleno de truhanes pero tu decides ganarle a la ciudad e imponerte o te apabulla

    hace 110 años manhattan era una transferencia de barcos un punto de paso……en la entrada del puerto decia “transferencia manhattan ” porque era la puerta de entrada a estados unidos , pero todos se quedaba alli , El Barrrio de la Boca era algo similar era la estadia provisonal mientras encuentras algo mejor
    pero Santos Discepolo describe el espiritu del argentino que poblo La ciudad, que se defendia y atacaba lo que no era de buenos aires

  3. Lo dice:

    y yo que voy en camino a buenos aires…

    Pero en general eso siempre pasa, todos los lugares son espectaculares hasta que dejan de ser una postal de viaje.

  4. clari dice:

    Eso te pasa por venir sin guita, pelotuda de mierda. De gente como vos, estamos llenos. yo conozco tu pais, y es 10 veces peor. Así que a no quejarse.

  5. Carolina Rincón dice:

    Ya ven que no miento!!!

  6. nancy dice:

    quien carajo te pensaste que sos para venir a criticar a la argentina,menos mal que no te gusto,asi no volves nunca mas colombiana de mierda

    • Lalu dice:

      Ella sòlo hablò de còmo se acaba la magia cuando uno deja de ser turista y e lo difìcil que es vivir allà. Cada pa+is tiene sus dificultades y sus cosas hermosas.
      ¡Què gente tan intolerante! Con razòn histeriquear es un verbo en Argentina

  7. Santiago dice:

    En verdad que marca la diferencia el espíritu argentino que se exacerba en ramplonerías en las sentencias descritas por los dos comentarios recién vistos, vaya uno a y diga “estos dos argentinos tan groseros, cómo hacen de quedar mal a su país” pero no, es la constante general en esta ciudad, reducir el lenguaje a su más decadente simpleza y pulirla con sadismo al punto de hacerla más vulgar, es la condición normal del gen argentino, ese conflicto que generan frecuentemente sin tener consecuencia del acto. Hoy por hoy y más que nunca Buenos Aires está pudriéndose en los niveles más bajos de decadencia y los porteños siguen sin ningún tipo de reflexión colectiva que permita abordar los problemas de convivencia social en los que está inmersa actualmente. De las escuelas ya no egresan perfilados estudiantes, sino malparados vistos como delincuentes y explotados por los medios, y el argentino sigue echando culpas, poco oigo hablar de responsabilidad social. De pensar en posibles alternativas a la solución de un problema tan drástico que por cierto nos encuentra invertidos en un estado de naturaleza salvaje y feroz. Es hora que los argentinos dejen de leña a la hoguera y que comiencen a reconstruir país, es hora de que dejen de remitirse a las figuras que componen la historia para entender la situación actual y de que reflexionemos y hagamos uso de nuestras herramientas para invitar a la sociedad a discutir, a debatir y a compartir palabras con altura, a sentir el gusto por intercambiar diálogo con cualquier transeúnte. Basta de psicoanálisis, de lacanianos y de ahonda en la comprensión del orígen de las frustraciones. Estamos en un Estado Democrático y estamos, como ciudadanos, llamados a participar y detener este retroceso en que estamos sumergidos.
    Atte
    Un Colombiano que siente pena ajena por el pueblo argentino

  8. York Elvis dice:

    bueno esos 2 argentinos que opinaron, sinceramente dejan mal parados a su Pais de hecho … pero bueno segun los argentinitos chesussss … se creen la gran chupada de Mango … jajaa bajense de esas nubes narizones OK ? .. Atte: un Peruano con los huevos bien puestos

    • George Vera dice:

      Entonces y nada menos ahora opina un peruanito con los huevos bien puestos…en la sarten? como te atreves a bajar de las nubes a nadie…chupada de mango suena a indigenismo, latente en todos los seres que por desgracia nacen en ese peru que no es “chupada do mango”. soy muy orgullosamente nacido en USA, he vicitado toda suramerica y el unico ciudad que merece ese titulo va para Buenos Aires. De todos las cidades que visite la peor sin ofensa es Lima, y no hablemos de olores de orine en las calles vi indias meando en plena luz y aseandose en la fuente frente al “palacio Presidencial”
      La envidia incendia a los burros, si habran cucarrachas y gente desagradable y lugtares de baja vida…donde no? Paris? Londres? New York?…vivo en Boston, bellisima ciudad y tambien con cucarrachas y todo la basura…lo que si me parece estupido es una colombiano nada menos que por su idiotez decida pasar de turista a vivir ilegalmente en Buenos Aires…que esperaba, radicarse en Puerto Madero en un piso 58 bien lejas de las cucarrachs…o es que colombia carece de basura, hambre, miseria, guerra, narcos, y cucarrachas? que quiere demostrar la srta? su latente y brillante idiotes marcada por su honda ignorancia? o quiere lucir su increible experiensia pasando por inmigrante sin $ muriendo de hambre. bien esa es la experiencia triste de todo inmigrante que busca mejor oportunidad en la vida y no llora o ofende al lugar escojido por cucarrachas o malos olores. vengase srta pulcra a vivir a Boston, aca le tenemos las cucarrachas mas gordas del pais y por favor cuando viaje y decida contar no derroche tanta ignorancia, mejor sientese a lleer buenos libros, es joven, todavia tiene tiempo si no la digieren laqs cucarrachas en colombia. Y al sr de los huevitos bien puestos pienso que de lima solo viajo a piura.

  9. Juanjo dice:

    Exelente crónica!
    me hiciste recordar mi buena estadía porteña a la perfección, “con esos ojos brillantes de turista”
    Pero qué aventura no?
    apuesto a que después, al mirar atrás, igual pensaste:
    Mi buenos aires querida.
    Saludos

  10. Jalule dice:

    ¡Hola!

    Yo recuerdo mi experiencia doble de ir a Buenos Aires.
    Ambas veces he ido huyéndole a la naturaleza del colombiano, que siempre tendí a creer demasiado violenta.
    Pero luego…

    el aire era irrespirable y me fastidié de los ojos a media asta todos los días y los acentos cortantes,
    me aburrió el pasado glorioso en que se quedaron congelados mientras el mundo se los llevó por delanta,
    su amor a la gita y su falta de huevos para reconocer a sus vecinos,
    la neura heredada de una dictadura militar que haría palidecer a Hitler y a Pinochet,
    el tener la sangre cansada porque los que se creían amos estan ahogados en la mierda que no limpiaron.

    No sé si sepas, que en San Isidro por estos días -Abril, 2009-, están buscando poner un muro para separarse de los pobres de al lado, porque son insoportables sus papeles de pobres (parafraseando a Serrat).

    Buenos aires a mi siempre me olió a nostalgia. Es una nostalgia tan grande que te afecta, te modifica la forma de pensar los tiempos, los sexos, los amores y lo que realmente tiene importancia.
    Dicen los poetas muiscas que el amor y el dolor van lado a lado en la vida humana: nunca he conocido otra ciudad que tenga eso tan impreso como la GCBAS en Argentina.

    Sigue escribiendo, te leemos y queremos, wapa. 🙂

    J.

  11. LOcoLoLOO dice:

    Yo he estado 5 meses en Buenos Aires, desde julio hasta diciembre de 2008. Soy europeo, pero siempre llamó mi atención América Latina. Mi impresión se acerca en algunas cosas a lo que tu narras, pero difiere en muchas otras, en las más importantes, de lo que comentas.

    Cuando llegué a BsAs mi primera impresión fue la de que todo estaba muy descuidado y llegué a tener miedo de mi integridad por las apariencias y lo que me habían contado. Desde entonces y en los 5 meses que luego esa bella ciudad me regaló, sólo puedo decir que estaba confundido y que ni te debes fiar de las apariencias, ni generalizar, ni tampoco dejarte llevar por lo que te digan los demás. Cada uno debe vivir su experiencia a su manera. Y, ahora desde la óptica de la distancia, sólo tengo buenas palabras para una ciudad que me acogió como a un hermano, que me regaló momentos inolvidables.

    Buenos Aires no es tan peligrosa comos se dice. La gente es muy hospitalaria y claro que habrá argentinos aprovechados, pero en todos los países del mundo hay gente así. Yo lo que tengo claro es que, de no ser español me hubiera gustado ser argentino. He estado en bastantes lugares de Europa, en EEUU, en varios países de América Latina y ninguna ciudad me ha aportado lo que Buenos Aires, una ciudad cosmopolita que no pierde su esencia tradicional en ningún momento. No está tan avanzada como Europa, pero yo que vivo en Europa me pregunto: ¿para qué?, ¿prefiero ser feliz y disfrutar de los pequeños placeres de la vida o prefiero ganar 2000 euros mensuales y vivir en un país de gente fría en el que a las 10 de la noche me tengo que ir para la cama? El día que el dinero me importe más que los valores, habré muerto como persona así que…

    Está claro que Argentina podría mejorar en muchas cosas (como todos los lugares), pero si de mi depende yo no la cambio por nada, porque tiene un “no se qué que te hace disfrutar del día a día”. Para mi, mi 2ª casa 😉

    • roger dice:

      guao, me dejas loco por lo que escribiste. Yo soy venezolano, y mi sueño es vivir en Europa, en especial Madrid, no puedo creer que viviendo en esa ciudad que por lo qué observo, porque no la conozco todavía me suele perecer maravillosa. Ahora bien, Buenos Aires es otra de mis opciones para vivir, porque me parece una ciudad llena de oprtunidades; y, cómo tu dices cada quién debe vivir la experiencia a su manera.. muy bonitas palabras, te felicito por tu ortografía y por tu manera de redactar. Gracias por éste comentario..

    • George Vera dice:

      Su comentario es el mas inteligente! Hay una diferencia muy grande entre un turista (que espera encontrar el maravilloso pais de Alicia) o el viajero que viaja para conocer, aprender y ver que el planeta hoy no es mas que un gran aldea donde todo se mezcla y al final es lo mismo solo cambian colores y sabores.Vivo en Boston, americano y viajado por muchisimos lugares, pudiera quejarme de Madrid…pero pienso que lo que me desgusto lo encuentro de otro tono y color aqui.el mundo esta cambiando aceleradamente y en 20 anos no se veran tantas personas defendiendo su lugar de origen…las fronteras se disuelven mas rapido de lo que crece la inteligencia de los presonas.

  12. Angela :D dice:

    Hola!!! definitivamente de acuerdo en muchisimas cosas con tu cronica, yo hace unos meses termine de vivir lo mismo, vivi un año en Buenos Aires, y tal como lo describes, es..
    la convivencia es complicada aunque a veces se encuentra uno con una multicultura, personas hermosisimas con corazones super amplios y no precisamente Argentinos, yo vivi en un hostel con personas de latinoamerica que me cambiaron la vida.. y la forma de pensar, es increible que lo unico que nos separa es un acento o tonada y las fronteras de una bandera.. cada uno con su cultura y amor a su pueblo arraigado.. pero con valores de seres humanos mas alla de todo eso.. ese sueño que era Argentina.. tambien se me esfumo… amo su cultura… las librerias.. la tranquilidad de los domingos en el centro casi desierto y extraño Defensa y la gran cantidad de artesanos y hippies ahh y la pizza donde pirilo.. jajaja.. bueno que bueno saber que no soy la unica que piensa asi..

    • Lalu dice:

      ¡Uy, la pizza! Què delicia encontrar pizzas en que los pimentones ya estàn asados.
      Lo que màs me gustò fueron los parques, la cale corrientes y lo fàcil que era pasar las calles sin creer que te iban a atropellar.

      Lo que menos me gustò: que teniendo espacios tan bonitos, no los cuiden y tiren la basura por todas partes. Deberìan actuar en consonancia con el orgullo que sienten por su paìs.

      Argentina es hermoso y la gente es buena. Histèrica, pero buena.

  13. Carolina Rincón dice:

    Volví un par de semanas a Buenos Aires. Esta vez tuve todos los sentimientos revueltos, la nostalgia, la belleza, mi segundo hogar, las puertas abiertas, las puertas cerradas, la basura, la indelicadeza de muchos, la calidez infinita e invaluable de los amigos porteños y los provincianos, las dificultades para hacer un trámite, la carne, las empanadas, los mates.

    No cambio una letra de mi artículo. Simplemente adiciono, que volver es siempre como ponerse en posición fetal y sentir en lo más profundo los latidos de la madre.

  14. Santiago dice:

    Y con qué planes volviste?
    Bueno yo como analista internacional pienso que: el verano los vuelve locos a todos y por eso suben los indices de violencia, violaciones, homicidios a sangre fría, etc. Buenos Aires es para mí como Francia antes de la Revolución, siempre a punto de estallar, siempre desafiante e iracunda. Pero ahora que llega el invierno :), que sorprendentemente hace a la gente mucha más interesante y cálida, creo que la violencia cesará un poco, eso sí, hay más villero y cumbiero que nunca en esta ciudad, cosa insoportable, para eso hay que mantener la mirada bien altiva, y los modales, los buenos modales, son los que hacen la diferencia, ese cuento de que soy artista, de que soy poeta o bailarín para qué si no pueden expresarse sin omitir las puteadas de su vocabulario? Ahora recuerdo cuando mi abuela me jodía hasta los huevos con eso de los principios y las buenas costumbres (salude, de la mano diga gracias, etc), y yo siempre pensaba para qué, para qué mantener tales actitudes tan serviles e hipócritas, pero diganme si no es más venenosa esta costumbre informal de saludarse de beso, tener que pactar ese incómodo y escalofriante beso de la muerte con un presunto extraño de confusas intenciones. Al final de cuentas, mi abuela tenía razón, mejor ser siervo y con la casa asegurada a ser libre y con los muebles en la calle 😛

  15. roger dice:

    Hola!!! con respecto al artículo, puedo decir que me dejó muy confundido, porque Buenos Aires es mi sueño, y quisiera vivir en esa ciudad. Pero, analizando los comentarios y el artículo, me hé quedado pensando si valdría la pena arriesgarse? y considero que sí, que las experiencias son distintas y que para bien o para mal hay que vivirlas.. por eso, no dejaré de ir y conocer por mis medios cómo debe ser ésta maravillosa ciudad. Gracias a todos y espero algunas recomendaciones, soy Venezolano, y nunca he salido de mi país. Venezuela es hermosa, pero a mi modo de ver es un pais sin futuro, por eso en mis planes está Buenos Aires, porque me parece una ciudad ecxelente y con muchas posibilidades. La persona que me quiera brindar su ayuda les agradeceria. Gracias a todos. Roger García de Venezuela.

  16. CARLOS PALMETT dice:

    ES UNA CIUDAD Q ALGUN DIA ESPERO VISITAR…. ES MUY BELLA,ESPERO IR A BUENOS AIRES Q A IR A LA BASURA DE MADRID LA REPUTA CIUDAD DE LOS RACISTA!!!!!!!!!!!!!!

  17. Ariel Rafti dice:

    Carolina, lo que pasa es que la viniste a jugar de cero, también. de la nada. Como turistas todos los lugares son paradisiacos. Si me voy a una playa del norte brasileño estoy en el paraiso, pero si pienso como sobreviría allí.. que haría? Vendo cocos? Me pateo kilometros de playa vendiendole una hamaca paraguaya a algún turista? Y el paraiso se? se fué.. ahora es caminar descalzo en la arena caliente.
    Siempre va a ser mas duro para el que viene de afuera. En cualquier lugar del mundo. Igual me gustó lo que escribiste, pero para mí esperabas una tierra de oportunidades que quedó en el pasado. En el de mis abuelos precisamente. Pero que tambien la remaron de abajo.

  18. Carolina dice:

    soi d quilmes
    i me gusta mucho esta ciudad
    esta enttre una de las mejores
    en las revistas del mundo!

    ADEMAS VINO MI ACTOR FAVORITO!!!!!
    (Jared Padalecki, Sam Winchester, en la serie Supernatural o Sobrenatural!

    AguAnTee Argentinaa! y Bs As!

  19. Carolina Gomez dice:

    Osea, no pods opinar mal de nosotros solo xq no t alla gustado una parte de la ciudad.
    Podrias haber recorrido un pooco mas la ciudad
    para despues opinar.
    Bs As. TienE TooOdoo muchas cosas a favor.
    Ademas tu cuentas la historia desde una perspecitva
    negativa en toda tu historia ¡¡m vas a decir que no hubo ni un minuto donde la pasaras Bien aca!!!

    Tomateela, no critiques mas
    y si no te gusta andate al congo belga querida
    LOS TURISTAS ACA SIGUEN LLEGANDO IGUAL
    Seguro ke no fuiste a los barrrios tipos chetos o Interesantees TOOODOSS!

  20. serch dice:

    si sos pobre vas a vivir como pobre en cualquier lado…..puede ser aqui en argentina, canada y hasta en dubai.No existe gente pobre en el mundo que viva “bien”. fijate cuanta plata tenes en el bolsillo, y vive en funcion a ello, quizas puedas sobrevivir… saludos

  21. Marcelo dice:

    Buenas gente, soy argentino y porteño desde que nací y la verdad que encuentro a mi ciudad muy desmejorada, mucha basura en las calles, mucha pobreza, esto es hace unos pocos años mas precisamente desde la crisis del 2001. Me pareció un buen artículo y entiendo que tu intención es contar simplemente tus vivencias de estadía, me gustaría que las dos mujeres que opinaron primero no agarren el teclado cuando les está por venir, o en su defecto cuenten hasta 10 antes de escribir asi porque eso forma parte de la imagen que damos al mundo, lamentablemente en la argentina cada vez hay menos cerebro y mas soberbia, en fin, me encanta mi país lo malo son muchos argentinos..

    • Carolina Rincón dice:

      Qué bueno entrar después de un montón y ver tantos comentarios en la crónica, muy interesantes la mayoría.
      Seguro un escrito puede tener muchas lecturas. En este caso, mi intención no era animar o desanimar a un posible viajero. sólo contar una experiencia.
      El espíritu de esta crónica era mostrar una especie de desencanto de un amor que tuve. A pesar de eso, sigo amando ese amor. Argentina es mi segundo hogar, cada vez que puedo vuelvo, mis amigos vienen a mi casa en Bogotá… me traen mate y alfajores. Es maravilloso.
      Sólo que ahora, la conozco y la disfruto como quien conoce y disfruta un viejo amor.
      Ah… y con respecto a la plata en el bolsillo, pues en esos dos años y medio tuve mucha plata unos días y muy poca otros. Y aun así, vi la playa, vi la nieve, vi fútbol, fui a conciertos, a fiestas, a cafés, conocí gente desastrosa y gente increíble. Y aun así lloré. Y aun así, me reí.

      • jorge martinez dice:

        me toco en la vida vivir doce años en buenos aires, en los cuales tube abundancias como muchas carencias les hablo de mucha hambre mucho frio asi tambien hubo ocasiones que me refregue la panza comiendo en los mejores lugares hace trece años que volvi a mi pais el paraguay y todavia se me hace agua la boca cuando pienso en los quesos las pastas fresca y tanta cosas mas Argentina es un gran pais que alverga a todo el mundo de ahi en mas depende de cada uno ganarce la vida no conosco mucho pero x encima de todos m quedo con la argentina hasta de mi propio pais en el cual estoy ahora nos vemos pronto argentina y disculpen en mi escrito no hay puntos ni coma entre muy poco en la escuela la unica escuela que tengo es la vida los quiero mucho

  22. Ignacio dice:

    Hola a Todos, soy argentino, desde mi punto de vista Buenos Aires es una ciudad que hay que saber vivirla, si no será muy díficil que te guste, ahi que saber a donde ir a parar, Buenos Aires tiene unos lugares alucinantes, llenos de cultura, de buena gente y a sólo 300m te podes llegar a encontrar con peligro y villa miseria por eso te digo que debés saber a donde ir. En cuanto a contaminación yo también encuentro mi ciudad un poco sucia pero bueno eso puede pasar en cualquier país de América Latina. Te recomiendo que vuelvas a pasar por esta interesante ciudad y la recorras bien a fondo y así seguro le encontraras la gran belleza arquitectonica, su cultura y muchas cosas más. También ahi que saber donde buscar trabajo y con mucho cuidado porque hoy por hoy te podes encontrar con un hdp que te termina estafando siempre. Si deseas ir a un lugar barato en los mismisimos grandes barrios podrás encontrar algún pequeño lugar donde vivir y en buenas condiciones. Te recomiendo siempre buscar los lugares como en Retiro, microcentro tiene lo suyo( Av. 9 de Julio y Marcelo T de Alvear) por ejemplo, Recoleta ( Aungue se va de presupuesto si elegís la majestuosa Av. Alvear, que es la mejor zona de Bs As para mi gusto), si no podés ir dentro de Recoleta cerca de la Av. Las Heras, Callao o la Av. Santa Fé donde bien sabemos que te podés comprar de todo también.
    Hagas lo que hagas espero que eligas la opción correcta en tu proxima estadia en Buenos Aires, que la puedas disfrutar y que encuentres un buen trabajo.
    PD: No te olvides de visitar Puerto Madero, Palermo SOHO O HOLLIWOOD, la Boca, San Telmo, Botánico y tantos otros atractivos de esta bella y exótica ciudad.
    Espero que mis datos te sirvan y suerte!!!

    • roger dice:

      gracias por tú comentario.Es muy producctivo, más para mi que pienso conocer ésta alucinante ciudad para poder vivir allá. gracias de nuevo. roger garcía desde Venezuela.

  23. Agustina dice:

    Estoy de acuerdo con los últimios comentarios, lástima que tuvieras que pasar por esa situación, como ya dijeron antes si no sabes donde buscar, podes encontrar a mucha gente que te va a querer estafar.
    Sin embargo hay muchos lugares divinos, que a mi parecer son muy poco conocidos para ir a visitar por turistas, pero son las partes tranquilas, relativamente seguras y lindas de buenos aires que pasan desapercibidas, por no estar tan “a la moda”.
    Los primeros comentarios, de buenos aires vista desde un turista me parecen hermosos, pero creo que no es la magia real de argentina, sino la ilusion que algunos que no la conocen realmente tienen de ella.
    La realidad que pasaste, existe, esta y es real, pero no es la única. Una vez que pasas esa primera y maravillosa impresion, podes encontrar una realidad mágica, si, pero distinta. Llena del folklore de la vida de un porteño, sus alegrias y sus desencantos, sus bellezas y sus defectos, y esos pequeños detalles que condimentan todo esto de una manera única y hermosa a su manera.
    Entiendo tu frustración y tu decepcion respecto de un viejo amor, pero desde mi lugar, te digo que hay una realidad tan hermosa que nos hace a muchos argentinos enamorarnos de nuestro pais.
    Saludos, Agustina

  24. Annabell dice:

    Que lugar tan interesante… me ha gustado mucho tu crónica. Tu experiencia es conmovedora y la narras de tal manera que se nota que la visviste intensamente. De eso se trata… vivir..

    Que más da, estuviste en argentina, conociste otro mundo, gozaste lo bueno y lo malo..

    me gustó esa parte de las cucarachas jejej sí, lo se, pero es que ellas han sido las protagonistas de tu agonía en argentina.

    las cucarachas gauchas

    besotes

  25. Agradable historia para deleitar lugares y circunstancias que sortea la cotidianidad en Baires. Tengo un anhelo bastante pretencioso en armar viaje para Buenos Aires cuando mantenga mis ahorros en pleno equilibrio si esto se logra me dejare cautivar por sus olores. Abrazos del Zancudo.

  26. Gaucho dice:

    Lamento que hayas tenido una mala experiencia en mi ciudad, y te pido disculpas por algunos personajes que con muy poca educacion, cultura, y sentido de la critica, con sus palabras pudieran haberte insultado. Es asi, estoy seguro que los que te insultaron, se ponen la camiseta cuando alguien de afuera dice verdades, pero cuando estan con sus compatriotas no son incapaces de demostrar los mismos sentimientos.
    Me gusto tu articulo, se donde quisiste llegar, se lo que es Buenos Aires, y se que hay mucha gente que sufre viendo la decadencia de su ciudad. Pasan cosas como cualquier ciudad del mundo, pero como los argentinos tenemos fama de soberbios supongo que el impacto es mayor. A Buenos Aires hay que conocerla, vivirla, dale otra oportunidad. Siento muchas veces una sensacion de impotencia muy grande, porque se que hay gente que le encantaria viajar, pero se que al llegar se encontraria con los aventajados de siempre. Los mismos que incluso a nosotros tratan de robarnos tajada. Carolina vuelve a Buenos Aires cuando puedas, vivela tan intensamente como hasta ahora, y regalanos otro comentario a los que supimos disfrutar leyendote.

  27. Adriana dice:

    Hola, encontré esta crónica de casualidad mientras buscaba fotografías de buenos aires, y la verdad me dejó muy asustada, pues en julio voy para allá a estudiar fotografía por 5 meses y tengo muchas expectativas al respecto, me bajó mucho de ánimo y me dejó preocupada, aunke yo se ke cada cual habla de como le va en el baile, espero dios mediante ke mi experiencia sea muy positiva aunke como dicen gente buena y mala hay en todo lado, espero ke las buenas referencias ke me han dado de los argentinos no se esfumen, saludos carolina

  28. Igna dice:

    Adriana, que bueno que vengas a argentina.. de que pais sos?

    Mira cualquier duda que tengas, lugares donde ir, comer, vivir etc o cualquier cosa que se te ocurra en la cabeza vos preguntamela por aca y te aconsejo.
    Slds

  29. Chicas bien dice:

    Carolina, te falta calle para vivir Buenos Aires!!!

  30. pedro dice:

    Hola Igna!!
    soy estudiante de gastronomia, dejare mis estudios por ir a estudiar a buenos aires, pero tanto la critica como los comentarios asustan. igual q en cualquier ciudad hay inseguridad, violencia, intolerancia, etc.
    pero quisiera q me ayudaras a encotrar una buena rescidencia estudiantil, (no tan costosa) y me indicaras lugares para conocer o mejor dicho los q tu creas convenientes.
    gracias por tu apoyo y los q quieran colaborar tambien gracias!!

    espero q mi estadia en buenos aires sea como estar en mi casa y no extrañar tantas cosas vos sabes uno extraña su gente.

  31. ignacio dice:

    Pedro:
    Con gusto te puedo aconsejar, empezemos por una residencia. Hay residencias por todos lados pero para que te aconseje una primero me tendrias que comentar mas o menos en que zona vas a estudiar asi encontras un lugar que te quede comodo. Cuando sepas bien eso, yo te ayudo con residencia.
    En cuanto a lugares ahi muchisimos lugares también, pero todo depende de los gustos de cada persona.. decime que cosas te gustan y te comento que ahi de cada cosa y que lugares se pueden visitar…
    Si queres saber donde comer, en Buenos Aires ahi muchisimos restaurantes, pero muchos se van de precio, en cambio ahi muchos bodegones en los que comes excelente ( y muchas veces mejor que en otros restaurantes ) que son muy recomendables. Si queres te puedo aconsejar muchos y te paso sus direcciones también.

    Aca te dejo la página de un libro que escribió Pietro Sorba ( famoso gastronómico )
    http://bodegonesdebuenosaires.blogspot.com/

    Bueno cuando me comentes bien todo lo que acá te escribi te aconsejo bien.
    Espero que tengas una buena estadia en la ciudad!

  32. cococ dice:

    coco loco

  33. Coni Cabrera dice:

    Que buena cronica, me hizo recordar y animarme a empezar a escribir las experiencias q he vivido .. Me fui un mes a Buenos Aires y creo que vi distintas caras de esta ciudad maravillosa .. Saludos a todos los viajeros…

  34. darviel dice:

    Hola! encontré tu crónica de casualidad y me siento algo identificado. He ido a Buenos Aires y el amor a primera vista es total, ahora tengo planeado irme a vivir allá “a probar suerte” y cuando leo tu experiencia creo que me ha ayudado a aterrizar ese “a probar suerte” y encontrar una verdadera razón para ir: estudio, trabajo, amor, qué se yo… De todas formas siento lo que intentas proyectar con el texto y lo entiendo, yo lo vivo acá mismo en mi amada/odiada Bogotá… la he dejado dos veces ya, por un mes cada una y cuando vuelvo, me enamoro y me desencanto… es de esos amores tormentosos, y eso q es mejor que hace 20 años… sin embargo chevere q hayas comaprtido lo que viviste, muestra esa realidad que existe en todo Latinoamerica, no hay lugar perfecto, no hay lugar tranquilo, una cosa es turistiar otra es vivirla y remarla como dicen en los comentarios… muchas gracias.

  35. Marilen dice:

    Buenos Aires! Hay que aprender a seguirla. A que no te coma. Deslumbra , por más que haga 28 grados en plena Florida.
    Se puede volver , en cada esquina volver a empezar. Particularmente camino junto a ella.
    No descansa es cierto , pero cuántas personas puede no dormir con ella? De eso se trata el juego.

  36. NASS dice:

    Bueno soy de Venezuela y tuve la dicha de conocerla como turista, aunque yo soy un turista que me salgo del libreto del turista común, así que no esperen una persona embelesada por el lugar que visita, siempre ante todo lo que hago, la vida la observo bajo un visión crítica…. les voy compartir parte de mi bitácora del viaje, para luego hablarle lo que me motiva a regresar a ella, para vivirla por lo menos por dos años, sino es que el destino me arraigue más allí, eso sí, yo a mi Caribe no lo abandono, no me concibo sin él…….

    BITÁCORA DE UN VIAJE AL SUR A ORILLAS DEL RIO DE LA PLATA

    Todo comenzó con una especie de necesidad transcendental, los ingredientes que conforma este viaje para mí, lo convirtieron en algo necesario e impostergable, enterarme de que la banda que nació, creció y transcendió junto a mí, en el transcurso de lo que va de mi vida, como lo es U2, mesclado con el país que revoloteaba por mi mente desde que escuche por primera vez a Charly García, a Fito, Miguel Mateos y los Enanitos Verdes, músicos que han incidido de manera fundamental en mi, intérpretes que nos rescataron de escuchar el Rock simplemente como un ritmo musical trasculturizador alienante, pasando a ser lo que es hoy en día el rock en realidad, un medio universal de expresión de la irreverencia con el cual mostrar al mundo nuestras raíces; quien puede negar, que la música folklórica Argentina y la influencia de la negra Mercedes no está imbuido en los acordes, las melodías y letras del loco Charly, o el sentir del Tango no está en el 11 y 6 del Fito; todo esto amalgamado en la necesidad de conocer la Ciudad de la Furia, la ciudad de la banda más importante en mi sentir musical cantado en el idioma de Cervantes y Gasset, como lo es, Soda Stereo, para mi entender, la mejor y más grande banda de pop rock cantado en español; los que me conocen desde mi adolescencia, desde mi primera juventud, saben que prácticamente, si no fui el primero, soy de los primeros de traer el rock nacional argentino a mi país, todos mis amigos de aquellos años, saben que conocieron a Charly, a Fito, a los Enanitos, a Soda gracias a mi, los primeros dos, ya como referencias históricas, como viejos héroes desconocidos, los segundos como la gran novedad, nadie lo puede negar, Soda incidió en toda una generación venezolana, y tal influencia y conocimiento de base del mundo musical argentino de la época, creo un vinculo, un cordón umbilical imaginario entre Caracas y Buenos Aires para mi, yo puedo llegar a sentirme como una especie de Porteño del Caribe, o Caribeño de la Cruz del Sur, realidad mística, que pude comprobar en la realidad material, llegar a Buenos Aires fue como llegar a casa, no me sentí como un extraño, me sentí al bajarme del avión, tal como en la lirica de Charly en la canción “No soy un Extraño” (….acabo de llegar no soy un extraño, conozco esta ciudad, no es como en los diarios…. desde alláaaaaa…… ……..acabo de mirar, las luces que pasan….. acabo de cruzar, la plaza, las casas y el color….. y siento un humo algo familiar, alguien se acerca me ofrece dar, me quedo piola y digo que va no me van atrapar dos veces con la misma red…. Desprejuiciados son los que vendrán y lo que están ya no me importan más…. Los carceleros de la humanidad…. no me atraparan dos veces con la misma red); waoooo, toda una oda para decirle no a las drogas, Charly estaba claro y luchó contra ella, la guerra la perdió, pero dejo el mensaje. Con solo ver a Buenos Aires desde la ventanilla del avión ya sabía dónde estaba todo, puede ser por tanto estudiar su cartografía desde el Google Earth, pero en realidad sentí que ya había estado allí, no sé si será en otra vida, para los que crean en ello, pero les repito, en realidad, hay algo mágico en lo que sentí al estar allí, magia que la seguí sintiendo al recorrerla e ir conociendo a las personas que complementaron y dieron vida a mi estadía, la cual, en los siguientes párrafos les voy a narrar. Pero la necesidad transcendental de mi viaje no solo llega hasta mi vinculo imaginario o no con Buenos Aires, también existía la puntilla que termino en darme el impulso de tomar tal decisión, que no es más, que el concierto de U2 era en la ciudad de La Plata, lo cual me brindaba la oportunidad única y especial de reencontrarme con mi estirpe, ya sea directa o indirectamente, de reencontrarme con el Clan Agüín, de reencontrarme con mi gente, con mi gente arraigada en la argentina, lo cual fue un momento emocionante e inolvidable, que me demostró que Agüín es Agüín en donde esté, que es gente amigable, solidaria, optimista, luchadora, trabajadora y sobre todas las cosas honesta y digna, que no anda con medias tintas y es tal cual es, gente autentica, gente feliz de la vida, sin importar las circunstancias.

    Salí de Maiquetía a las 6 de la tarde del 1ro de abril, el avión estaba hasta el tope, no cabía nadie más, muchos venezolanos, casi todos con la misma intención, U2, es que en definitiva, este comunismo nos está matando, jejejejejejeje, en definitiva, las buenas relaciones entre ambos estados, se refleja en la naciente nueva inclinación de los venezolanos en viajar a la capital del sur, ya la meca no es Miami, el paradigma está cambiando, ahora nuestro norte es el sur, y nuestra unión sudamericana va, a yá aquellos que quieren seguir nadando contra la corriente, pero esta realidad ya es palpable; mi compañera de viaje, mi vecina de asiento se llama Jenny, una guara de Barquisimeto, amante de la aventura como yo, que con dos amigos caraqueños se aventuraron en ir a ver a U2, lamentablemente nuestras entradas al recital tenían diferentes días, ella para la presentación del 02, yo para el recital de cierre, el 03, la conversación fue amena por mi vinculo familiar con Barquisimeto, el conocer esa ciudad de palmo a palmo me otorgo gran material con el cual mantener con ella una placentera conversación, y adicionalmente sus amigos eran una pareja de colegas graduados en la misma alma mater, y a pesar de que se graduaron con anterioridad con respecto a mí, logramos ubicar amigos y conocidos comunes, definitivamente el mundo es chiquito, más de lo que podemos creer; a pesar de los muchos venezolanos, el avión estaba plagado de argentinos, existía un problema con el vuelo de trasbordo de Aerolineas Argentinas que venía de Miami, por lo que muchos optaron en venirse en CONVIASA junto a aquellos Argentinos que venían de regreso deleitados al disfrutar de nuestras playas, entre sus murmullos no se podía evitar escuchar la palabra margarita o chichiriviche viéndoles brillar sus ojos. Los Argentinos son muy pintorescos, medios locos, a verles su actuar en el avión supe que la pasaría bien con esta gente, parecen cual hinchas de futbol, con sus canticos y aplausos cuando despejo y aterrizó el avión en Buenos Aires, algo loquísimo que me causo mucha risa, aplauden a rabiar y cantan algo como así…. (grande grande piloto, sos un capo del avión, sos el mejor de todos, el 10 de la aviación), jajajajajajajajajaja, que vaina más loca, esta gente la sabe pasar bien. El vuelo duró 7 horas, llegue a las 2:30 am hora de Buenos Aires, el Dutty Free de Aseise es mucho más caro que Maiquetía, así que si quieres tomar Whiskie aquí, es preferible que lo traigas de allá, yo traje Ron venezolano para mi gente en argentina, y preferí tomar Champán o vino al comer, que aquí además de muy bueno es económico, no voy a viajar tan lejos para caerme a Ron, o tomar Whiskie como si estuviera en Caracas, también tome cerveza que es buena aquí, no es que estas tomando una cerveza alemana o belga, están al mismo nivel de la nuestra, eso si no la saben servir, medio calentonas la sirven, nada como una buena birra culito de foca refrescante como la sirven en Venezuela, me imagino que la razón es climática, hace 13º al llegar, y en Buenos Aires está entrando el Otoño, el clima es agradable, es como Caracas a fin de año, en Enero, una máxima de 27º, mínima de 14, 13º, solo una mañana me quede pegado a la cobija, que amaneció con 10º, la mañana del martes 05 que luego les contaré, los tramites de aduana de los más sencillo, nada que ver con los cuentos de que me quitarían todo al llegar, de vaina me pidieron el pasaporte, lo pasaron por un lector electrónico y ya, par de sellos y listo, chau, fui el primero en salir de los venezolanos que teníamos paquete con Venetur, había un bojote de gente esperando pasajeros, empresas de turismo esperando sus huéspedes con sus nombres anotados, en ninguno decía Iván Agüín, hasta que veo una chica con su lista, sola y entre los huéspedes hay un Juan Aguirre, me dije para mis adentros, cosa no rara, que se confundan con migo, me le acerque, le dije que era de Venezuela que venía con venetur y listo era la persona que me esperaba, Leticia, me informa de todo, como va ser los paseos, etc, yo no le pare mucho, me conozco, no me gusta lo convencional, siempre me salgo del libreto, todos esos paseos están programados para el turista, para que veas todo y no veas nada y para sacarte los dólares que llevas, yo me siento en casa como les dije, y ya tengo planeado, en mente lo que este paseo será. Ya estamos todos y nos llevan a un auto poolman, y nos pasean por toda la ciudad, nos van dejando a todos en los diferentes hoteles y por suerte soy de los últimos, así que le di un pleno vistazo general a la ciudad, pasé por la Avenida Corrientes, mi avenida definitivamente, era como estar en Broadway, en New York, puras luces de neón, teatros, discos que aquí le dicen boliches, centro comerciales abiertos toda la noche que aquí les llaman shoppings, es la calle que nunca duerme, la rumba en Buenos Aires arranca a las 12 am y termina pasada las 6 am o más, listo llego al Hotel Alma del Plata todo muy bonito y moderno, suelto mis maletas en la habitación, me baño y me visto rápido, no vine a perder tiempo, son como las 4 am, 2 am en Caracas, la noche empezando para mi, puedo pasear una hora, dos horas por Corrientes, salgo con lo mínimo en dinero para tomar champan y tomar el taxi de regreso, 50 pesos, recorro mi Avenida Corrientes, entro aquí, salgo allá, me tomo una botella, veo como es la movida; como toda ciudad latinoamericana, existe inseguridad, mas no veo la carga de violencia nuestra, todavía los problemas entre pibes borrachos se resuelven a puños, en Venezuela ya eso es historia, por cierto pelean muy mal, cualquier venezolano que pelee promedio les da un felpa de coñazos a esto pibes, todo bien, simplemente caminar por lo más iluminado, y pendiente de los tukis de aquí, les llaman villeros, típico disfrazados de reggetoneros, o de chicos hip hop, zapatos Niké estrafalarios tipo astronautas, fácil de distinguirlos, veo que les discriminan, les sacan de los locales, les ponen peros para entrar y terminan bebiendo en las esquinas, escuchando una especie de cumbia súper mala, que hace que la cumbia colombiana me suene a canto de ruiseñores, bueno ya termine la botella, me pegó el sueño, me monto en un taxi, aquí tienen taxímetro, el tipo tubo intensión de darme vueltas para cobrarme más, pero no sabe que me siento en casa, y estoy ubicado en donde estoy y para donde voy, le digo, pana me vas a dar vueltas, el hotel esta cerca, baja por la 9 de Julio y al llegar a la gasolinera Shell cruza a la derecha dos cuadras y ya, el hombre se queda mudo, 18 pesos y ya, a dormir, esta por amanecer, son como las 5 y 30 am.

    Sábado, 02 de Abril, 9 am., me programe para solo dormir 3 horas por día, cuesta levantarse por el frio, de un brinco para la ducha, agua caliente, como reconforta y relaja, bañarse así, tengo que bajar antes de las 10 am., sino me quedo sin desayuno, lo cual no es gran vaina, uno se puede servir lo que quiera, pero no hay mucho que servirse, agarro Cornflakes con leche, le pongo ensalada de frutas encima y ya, tomo par de croissant, unas lonjas de jamón, de queso, y me preparo unos sanduchitos con mermelada de durazno, lo mejor que hay en la meza, que mermelada más sabrosa, cierro con un vaso de Yogurt, muy cremoso, diferente al venezolano, es yogurt de verdad, menos dulce, más agrio. La gente del paquete turístico tiene programado el paseo por la ciudad y en la noche el espectáculo de tango, llamo a Leticia, le pido haber si el paseo me lo pueden programar para otro día, como el lunes 05, no hay problema, pero el show de tango esta incluido para aquellos que compraron el paquete semanal, para los que compraron solo 4 días 3 noches no, y si deseo verlo tengo que pagar 150 dólares, es un precio prohibitivo, además no es disfrutar del Tango como tal, es un espectáculo tipo Broadway, una obra teatral, un musical especial para turistas, no es lo que yo quiero, que es disfrutar de una verdadera peña tanguera, disfrutar tal cual como si fuera un porteño, un argentino al disfrutar del tango, es decir, disfrutar del verdadero tango sin coreografías prefabricadas ni show estridente, le pido asesoría a la bella Anabella la chica de la resección, la cual desde hoy será mi mejor guía turística en la ciudad, y mi mejor compinche amiga del hotel, planifico con ella mi ruta de hoy a recorrer a pie, y me da datos de diferentes peñas tangueras que puedo visitar y escoger para disfrutar de una noche tanguera en la ciudad, son casi las 11 am, luego de conectarme al internet un minuto para informar a mi familia y amigos de mi buen estar, salgo a patear la calle, estoy en el barrio de Monserrat un lugar muy bonaerense, de edificios medianos clásicos, antiguos pero muy bien conservados, las calles muy angostas, de gente con un estilo bohemio, parecen todos artistas, tiene un aire muy europeo, parece que estuviese caminando por callejuelas de Barcelona o Paris, así me parece, llego a la Avenida Independencia, todas las esquinas son enumeradas y tienen nombres, no hay pele, es muy preciso para conseguir las direcciones, la forma cuadriculada y precisa de las esquinas de la ciudad me hace sentir como si estuviese en Barquisimeto, claro sin su sol incandescente tropical, y un clima y ambiente europeo, llego a la Avenida 9 de Julio, avenida espectacular, gigantesca 8 canales al sur, 8 canales al norte, pica la ciudad de Norte a Sur, tal como la Venezuela en Barquisimeto, con una arquitectura de finales del siglo XVIIII principios del XX, para una persona mayor cruzarle seria prácticamente un acto de suicidio, hay que esperar el semáforo, pero igualmente hay que estar pendiente de aquellos que crucen para insertarse o salir de la vial, es decir hay que cruzar con cuatro ojos, si no quieres que te pisen, los bonaerense como que no tienen compasión con el peatón, van por su vía y nada ni nadie les detiene, diviso al norte el obelisco, debo estar como a 10 cuadras, se ve pequeñito a lo lejos, estoy como a tres cuartos del total de la avenida, al sur del obelisco, el obelisco marca el centro de la ciudad, es la mitad exacta de la avenida 9 de Julio, es nuestra Plaza Venezuela en Caracas, todas las líneas del metro o subterráneo como le dicen aquí confluyen bajo el obelisco, es decir es el punto estratégico para dirigirte en metro a cualquier rincón o lugar de la ciudad, luego les contaré del atípico subterráneo porteño.

    Caminar por la 9 de Julio es una bella experiencia bajo un sinfín de contrastes, los edificios grandes, no llegan a rascacielos, pero son altos para su edad, se ven que tienen más de 100 años, para su época de seguro eran inmensos, algunos parecen sacados de una postal de New York, otros de París, otros de Londres, es una muestra fehaciente de la grandeza que tuvo este país en la historia de la primera mitad del siglo XX, hablamos del granero del mundo en una época, que el capitalismo se encargo de destruir, por cuanto una ciudad del primer mundo en el sur no entra dentro de los planes y parámetros del capitalismo global, el neoliberalismo se encargo en destruir a este hermoso país, dejándonos solo vestigios de su grandeza en la arquitectura de la ciudad, argentina de ser el granero del mundo y el mayor productor de carne del planeta, paso a ser un país cuasi mono productor de la soya transgénica de Monsanto, apoderada sus tierras por tal transnacional, y productor de las mejores carnes del mundo para la exportación a las mejores mesas y al paladar del primer mundo; algo que chocó en mi mente, fue enterarme en una simple carnicería, que el kilo de carne es más caro que en Venezuela, como es posible, que nosotros que exportamos carnes de Argentina, Uruguay y Brasil, copando más del 60% de nuestro mercado, tengamos la carne mas económica que en el propio mercado del mayor productor, es un acto criminal lo que sucede aquí, es evidente que nuestro estado nos subsidia en nuestra alimentación, pero sabiendo que el salario mínimo aquí es la mitad de nuestro salario mínimo, están condenando al hambre a esta sociedad, al pueblo argentino que con su trabajo produce esta carne, se le condena a pagar por ella por sobre su plusvalía, como si ganase el salario de un trabajador en Paris, New York, o Londres, no es justo, es un crimen, y el estado argentino debería subsidiar la carne para este pueblo, debería obligar a los productores privados, el de dejar un porcentaje de su producción en las neveras de este país a precios acordes a la condición de productor, es como si en Venezuela nos vendieran la gasolina a precios internacionales, estos argentinos definitivamente son sumisos y resignados, o les doblaron el lomo a punta de plomo y sangre con los crímenes infernales acometidos aquí por las dictaduras fascistas de sus oligarquías de mediados finales del siglo XX, lo que veo, es que salieron de una dictadura evidente a una dictadura a tras tienda, la dictadura del capital, si en Venezuela se vendiera la gasolina a precio internacional, el gobierno que lo intentase, no duraría ni una semana en el poder. Continuando con mi caminata me encuentro con el reflejo de tal situación, en cada esquina me encuentro con gente revisando los depósitos de basura, pidiendo dinero ya sea para comer o para comprar la droga que de igual manera le mitiga el hambre, me conseguí con un grupo de indígenas que protestan acampando el plena avenida, por la pérdida de sus tierras ascentrales, me tome un tiempo para charlar con ellos, y conocer a unas muchachas estudiantes de sociología y antropología que están realizando un documental sobre este caso, luego en otro escrito, me adentrare sobre esta experiencia, continuemos con la nota turística, les mostré una de las partes feas de la ciudad, esas cosas que no hubiera visto andando como un simple turista; sigo por la avenida 9 de Julio, a pesar de todo, la belleza, el clima y el ambiente en general eclipsa las cosas feas que pueda ver, llego al obelisco, imponente, hermoso, el que no esté a sus pies al visitar esta ciudad, no estuvo en Buenos Aires, es el símbolo de la ciudad, por lo menos desde afuera así uno lo ve, conocí unos brasileros, practique mi modesto portuñol, pero la comunicación fue perfecta, fluida, un brasilero y un venezolano pese a la diferencia idiomática, manejamos los mismos códigos, somos afines en el sentir del vivir, somos la misma gente, tenemos la misma chispa, la misma alegría, creo que debe ser cuestión del clima, del sol, de nuestra misma mescolanza étnica; me abordó una familia rosarina al enterarse de que soy venezolano, interrogándome sobre lo que todo el mundo pregunta aquí, Chávez, y las mujeres venezolanas, estos rosarinos son de izquierda, con solo ver el interés de saber lo que sucede en mi país, de enterarse de los cambios, etc; no les vi el temor ni odio típico de los de derecha, sino la curiosidad de aquel que quiere saber, que quiere aprender, que sueña con ver plasmado en su país las cosas buenas, rescatables de nuestro naciente sistema, que como todos sabemos, tienen sus cosas buenas y malas, eso sí, siempre perfectible.

    Luego del Obelisco, me dirijo a cambiar unos dólares, voy hacia el paseo Florida, algo así como un punto intermedio entre la Sabana Grande de hoy y la Vía Benetton en Roma, es decir un paseo peatonal con la imagen y arquitectura europea, y el movimiento y sentir de cualquier paseo peatonal del tercer mundo, Anabella me informo que allí podía conseguir las casas de cambio abiertas un sábado como es el día de hoy, y al mejor cambio, la bella Anabella no se equivoco; yendo hacia el paseo Florida, aconteció los únicos momentos negativos de mi viaje, la primera por culpa mía, de ser confianzudo y estar pendiente siempre de un bonche y una parranda, caminando viendo vidrieras, la ropa de vestir masculina es muy elegante y más económica que en Caracas, me sale al paso una linda chica, pequeña, hermosa, inofensiva para mi, promoviendo un local nocturno, me habla de una promoción y un show en un boliche al cual ya estoy al frente, se ve como un local normal, chévere, le pregunto de cómo es la rumba allí, que tipo de música ponen, cuánto cuestan los tragos, etc., me invita a pasar a conocer el local y mostrarme la carta de licores, me siento en un sofá mientras espero, e inmediatamente me llegan un par de chicas y me empiezan a meter mano a besuquearme etc; estaba en un puticlub camuflado a pleno medio día, nada que ver con las luces rojas, y las chicas semi vestidas mostrando sus carnes, con las caras de lobas que no se las quita nadie, las coños lo que querían es sacarme los dólares, es un modo operandi para casar turistas incautos que van camino a cambiar sus dólares, lo que pasa es que como buen venezolano fui precavido, en mis bolsillos solo tenía los pocos pesos que me quedaban, los dólares a cambiar, los tenía muy bien ocultos, que ni con el raqueteo que me aplicaron pudieron encontrar, llega otra tipa, más vieja, con unos tragos y una factura, diciéndome que por el servicio eran 20 dólares, lo que quería es que al pagar poder ver donde tenía los dólares y cuanto tenia encima, yo a las chicas ni un dedo les puse, ni las toqué, todo fue muy rápido, ellas insistían que me cobraban por las caricias, etc; les dije que yo no les pedí que me acariciasen, que nadie les obligo, y que no pensaba pagar un carajo, me hicieron una rueda, tuve que empujarles, me salen al paso unos tipos con tacos de pool en las manos, la adrenalina a toda mecha, pegue una carrera que un corredor de 100 metros se queda pendejo, no vi para atrás, corrí y desaparecí, termine una cuadra y media más adelante a donde tenía que estar; por fin sudando frio, llegue a la casa de cambio, y allí pasé mi segundo mal rato, sin haber superado plenamente el anterior, al cambiar los dólares, resulta que unos 100 dólares que había comprado en el mercado negro en Venezuela resulto falso, el problema no era el dinero, sino que me cayó de una la policía, en Venezuela algo así no se le para, pero allá es un delito federal, es decir estaba en el pleno juego loco de policías y ladrones en cuestiones de minutos, los policías trataron de montarme una tramoya, matraquearme en criollo, de una les dije, soy abogado y no sé nada de su sistema jurídico penal, por lo cual, hagan lo que tengan que hacer, apliquen el procedimiento legal que les corresponde y comuníquenme con la embajada venezolana, al ver los policías que no caía en su juego, me dejaron tranquilo, me devolvieron el billete falso y me pidieron que lo guardase y no lo pusiera a circular, que ya tienen registrados los seriales etc, termine de cambiar mis dólares y me fui, me senté en un café de esos con sillas en plena calle, a tomar una pausa, respirar, y tomarme una cerveza, la pedí helada, necesitaba relajarme.

    El resto del día continúe observando la ciudad a pie, camine por el barrio de Recolecta, Palermo, Belgrano llegue hasta el final norte de la 9 julio y emprendí el retorno; al nivel de la Avenida Corrientes, me pego el hambre, haciendo economía, me metí en una cantinita donde venden empanadas argentinas, ummmmm que rico, nada que ver con las supuestas argentinas de la Ollita en Plaza Las Américas, la maza es totalmente diferente, la verdadera argentinas que comí es mas crujiente, me comí cuatro, son súper baratas, a 3,50 pesos, unos 7 bolívares al cambio negro, 3,70 bolívares oficiales, comí una de carne, el relleno tal cual como las de la Ollita eso si con otro sazón, otra de queso roquefort, así decía, en realidad era mozzarella con salsa italiana de tomate, en realidad era un calzón, otra era de vegetales y cebolla, creo que era un guiso de albahaca, cebolla y ajo, sabía bien, era liviana, y por último la que más me gusto, de verduras, era rellena de un puré, de papas, calabacín, batata y creo que hasta ahuyama tenia, muy sabroso, me recordó a los pastelitos andinos nuestros, un pastelito andino de papa gigante, eso es lo que era, divino, me encanto, les digo, si los argentinos tuvieran nuestra guasacaca, tanto con sus empanadas, como con sus parrillas o asados como ellos les llaman, tendrían la mejor empanada y parrilla del mundo, solo les hace falta nuestra guasa, y saber hacer un buen picante, de picantes no saben nada, pedí picante, y me dieron un frasco de salsa Heinz supuestamente picante, manufacturado de manera industrial allá, que sabe a kétchup condimentado con adobo, y pimentón en polvo, horrible, otra Cerveza Quilmes, te dan un botellón de un litro, quede full, listo para dormir a descansar, llego al Hotel, son como las 5 y 30 de la tarde, pido en resección que me despierten a las nueve, voy a la Peña Tanguera de Candilejas, fue la que más me gusto, y mi instinto no falló, no me equivoque excelente en todo, además conocí alguien especial, conseguí otro vinculo místico que me une a esta ciudad, conocí a la Reina del Sur, bueno voy a dormir, y en la próxima entrega les cuento.

  37. NASS dice:

    lo que les quiero decir con la bitácora, es que Buenos Aires es como cualquier ciudad con sus pro y sus contras, pero si vas con la intención de pasarla bien, tienes mil opciones, la vida cultural, artística, la noche bonaerense, su gastronomía, es excelente, su gente, generalizando, es cordial, muy educada, sus mujeres extremadamente coquetas y hermosas, dadas al amor y la aventura si las sabes tratar, si ellas sienten que no eres ningún aprovechado, las escuchas y le cuentas de ti, tienes medio camino ganado, lo demás, ya es cuestión de feeling….. la vida es para disfrutarla, así que las cosas malas que pueden haber pasan, lo importante, lo que hay que guardar en los recuerdos, son las cosas buenas, las cosas bellas que te regala la vida, yo la pase divino, y pienso regresar, alguien se robo mi corazón allá y pienso hacer un postgrado, lo más seguro, con mi retorno, es que pase tanto buenos como malos ratos, así es la vida, no es cuestión del lugar, y eso es lo interesante de la misma, sino, que ladilla, la vida es para vivirla y tener la oportunidad de experimentarla en otros lugares fuera de nuestra cotidianidad, la hace extremadamente interesante, por eso les recomiendo ir o vivir en Buenos Aires, tiene mucho que dar, por encima de sus bemoles, eso sí, sí pueden ir con un contrato ya firmado para trabajar, mejor, ahorita con la crisis económica global, en cualquier lugar, la vas a pasar mal buscando trabajo. Un Abrazo desde Venezuela…. saludos a todos…

    • Roger dice:

      Wao, leí tu crónica, y me pareció excelente. Buenos Aires para mi ha sido un sueño desde que tengo uso de razón y no voy a descansar hasta ir o si Dios me lo permirte vivir en esa bella ciudad, también soy venezolano, me gustaría que por favor me dijeras cómo hiciste para ir y que también me dieras algunos tips de viaje y todo lo que debo tener para ir. Gracias, desde la Ciudad de los Caballeros. Jeje. (Mérida)

  38. Soy porteño y creo que si bien Buenos Aires está llena de gente maleducada, eso pasa en cualquier aglomerado urbano de 11 millones de habitantes, no podría ser de otra manera, al menos en América Latina. Creo también en que hay diferentes formas de abordar la vida en otro país, de hecho Buenos Aires es una ciudad que millones de extranjeros han elegido para quedarse, cuyos descendientes son hoy muchos de los porteños. También es cierto que cuando se es turista en los países latinoamericanos no se la pasa del todo bien, y menos si ese turista no cuenta con dinero.
    Pero más allá de mis creencias, me gustaría nos expliques con más detalle estos dos pasajes de tu texto:
    1) “resultó ser un motel de mala muerte que frecuentaban homosexuales”
    2) “encontramos un apartamento que quedaba en el barrio donde vivían muchos judíos, sus calles estaban llenas de excrementos, pero qué más daba, por fin un sitio de donde no nos echaran y que tuviera llaves.”

    En el primer punto, me pregunto si en general tú averiguas la sexualidad de tus vecinos de hotel o de tu barrio y de qué manera esto incide en tu sensación de agrado.
    En el segundo, encontrar que hay muchos judíos como una lista de cualidades, de las cuales todas las siguientes son universalmente negativas me hace sospechar que para tí el hecho de que vivieran muchos judíos también es de un desagrado tan “universal” como para publicarlo en Internet.

    La Ciudad de Buenos Aires es la primera en tener un Mc Donald’s Kosher de todo el mundo fuera de Israel. Y la primera ciudad del continente americano en aceptar el matrimonio gay. Creo que eso habla y de manera mucho más contundente que simples anécdotas de quiénes somos los porteños. No será que no estás habituada a la diversidad?

    Espero tu respuesta, y lamento que hayas vivido tu experiencia en Buenos Aires de una manera tan pobre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: